Lo simple es la máxima sofisticación

modelo kiss

El modelo KISS

El modelo KISS nos viene a espetar, así de duro, y espero no escandalizar a nadie que nos lea, que actuemos con sencillez. No debemos entender sencillo como falta de elaboración o falta de dedicación, sino que lo simple es algo de una sencillez tal que minimiza el esfuerzo psicológico/mental a que podamos someter al receptor. Esto conlleva a un aumento por parte de los receptores (consumidores para con la marca) de:

  1. Aceptación.
  2. Asimilación.
  3. Comprensión.
  4. Recuerdo

En resumen: NOTORIEDAD. El mundo digital ha ayudado mucho al principio KISS. Las webs tienden cada vez más a ser más simples, se reduce el número de páginas por web, se reducen los textos, aumenta el grafismo, se simplifican los botones, los iconos, los procesos… y como no! el número de clicks!

El registro del termino se atribuye al Marine USA Kelly Johnson, ingeniero jefe en Lockheed Skunk Works. Aunque más tarde se hizo panacea del reino del diseño: simple, evocador y sencillo de recordar.

Pero podemos aplicarlo en múltiples escenarios, tantos como el la vida misma.

En los negocios por ejemplo, el verdadero antídoto para la ficción es, el sentido común.

Muchos empresarios y directivos que se vanaglorian pensando y espetando que sus ideas manejan realidades y no ficción, no han leído nunca, después, una previsión a cinco años.

El problema es que lo que mejor hemos aprendido del s. XX ha sido a crear cada vez más complicación. Seguramente aquella expectativa generalizada por aquel mensaje… “si algo es complicado, debe ser interesante”. Este problema encuentra su caldo de cultivo perfecto cuando estamos rodeados de iguales que se sirven de la complicación para ocultar ignorancia, inseguridad… tratando así de proteger cualquier propuesta.

Tener sentido común es básicamente, ser simple.

Los chinos dicen: “Lo simple es la máxima sofisticación”. Pero la gente se resiste a aceptar lo simple porque les da miedo. Una idea simple hace que una persona se sienta desnuda.

Hay que tratar de mantener lo que los militares denominan el principio “KISS” (Keep it simple, stupid). Algo así como ser lo suficientemente inteligente para mantener las cosas lo más simples que sea posible. Lo simple es claro y lo claro resulta fácil de resolver.

En la gestión, a pesar de la complejidad de las empresas y de la aún mayor complejidad de los mercados, hay leyes básicas, como en física la de la gravedad, que se mantienen inalterables. En los negocios hay que suscribirse a lo simple y dejar teorías como la del caos a los físicos.

Deja un comentario

All rights reserved.